Fenómeno Ramos

Sergio Ramos entrenando

La épica en el fútbol siempre ha tenido un sabor especial, los aficionados del Madrid lo saben de muy buena tinta. El club blanco nos ha acostumbrado a lo largo de su historia a las grandes remontadas, a no bajar los brazos, a creer que todo es posible mientras el balón siga en juego. Pero en los últimos tiempos, esta peculiar característica se está viendo personalizada en la figura de un hombre: Sergio Ramos.

Aunque parezca difícil de entender por la labor que, a priori, ejerce en el juego de su equipo, el central de Camas se ha convertido en todo un especialista en anotar goles a balón parado. Pero no cualquier tipo de goles, no. Sus tantos llegan del modo más emocionante posible. Cuando el abismo está cerca y parece que todo está perdido, ahí está el bueno de Sergio para empujar el esférico al fondo de la red. Ya no es raro  verle copando portadas de periódicos como protagonista de la última hazaña merengue. Concretamente, ha habido cinco instantes claves en los que el futbolista se ha convertido en un héroe:

La Décima

Escenario inmejorable. Lisboa entera engalanada para vivir una final de Champions inédita: Real Madrid – Atlético de Madrid. El cuadro colchonero comenzó golpeando primero, y mantuvo esa ventaja de 1-0 hasta prácticamente el final del encuentro. No obstante, cuando todo parecía sonreírle al Atleti, llegó el fatídico minuto 92 en el que Sergio Ramos consiguió el empate, forzó la prórroga y se mostró como el abanderado de un equipo que acabaría llevándose el triunfo.

Mundialito

Uno de los jugadores claves que llevaron al Real Madrid de Carlo Ancelotti a conquistar el Mundial de Clubes 2014 fue, de nuevo, Ramos. Primero, “abriendo la lata” en semifinales, y, segundo, marcando el único y definitivo tanto de la final.

La Undécima

Como ya ocurriera dos años atrás, Atlético de Madrid y Real Madrid volverían a verse las caras en un final de Liga de Campeones. Y, otra vez, el partido y el título cayeron del lado madridista con un Ramos que fue clave nuevamente, aventajando a los suyos en el marcador, además de convertir su lanzamiento en la tanda de penaltis.

Trondheim

Ya cantaba el Sevilla una nueva Súper Copa de Europa, cuando Sergio Ramos volvía a volar, curiosamente en el minuto 92, para rematar un centro de Lucas Vázquez que acabaría en gol y forzaría una prórroga que servía de antesala a otro título.

El Clásico y ¿la Liga?

Luis Enrique y los suyos debían hacer los deberes para evitar una brecha de 9 puntos con el eterno rival, algo que pondría muy cuesta arriba la Liga esta temporada. El gol de Luis Suárez contentaba a un Barça ajeno a la que se le venía encima: Sergio Ramos haría de las suyas. Minuto 90, Arda comete una falta absurda, Modric la bota y, cómo no, Ramos cabecea para salvar un punto que, de momento, mantiene al Real Madrid líder indiscutible.

 

Te puede interesar

Categorías

Jugadores

Carlos Garrido

Enamorado de una vida que enriquezco a base de fútbol y endulzo con fútbol sala. Interpretando el deporte a través de un teclado, contando... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *