Graves incidentes tras la eliminación de Brasil

Incidentes en Brasil

La eliminación de Brasil, que fue humillada en la semifinal por Alemania, no ha sentado nada bien en el país carioca. Si durante el partido fueron expulsados varios aficionados del estadio, tras la conclusión del mismo se produjeron graves incidentes en varios puntos de Brasil. Otra consecuencia de la eliminación de los anfitriones es que las protestas por los problemas sociales, aparcadas durante el Mundial, volverán a reproducirse a buen seguro.

Brasil es un país que vive por y para el fútbol, tal y como ha quedado demostrado en el Mundial. Las graves protestas que se vivieron por la política social del gobierno de Dilma Rousseff quedaron aparcadas durante la disputa del Mundial, ya que mientras la canarinha gane parece que los problemas que sufren a diario los brasileños pasan a un segundo plano. Tras la humillación sufrida frente a Alemania, han comenzado a producirse graves incidentes en varios puntos del gigante sudamericano.

Los primeros incidentes tuvieron lugar en el mismo Estadio Mineirao, durante el partido frente a los alemanes, cuando cuatro aficionados fueron expulsados de las gradas por promover peleas y quemar un cubo de basura. En estas peleas, un aficionado alemán perdió parcialmente la audición al recibir un fuerte golpe en el oído, y fuera del estadio la policía tuvo que emplear gases lacrimógenos para dispersar a los alborotadores que estaban dispuestos a provocar más incidentes.

Tras acabar el partido, varios puntos del país se vieron afectados por nuevos incidentes. Mientras que en Sao Paulo fueron quemados tres autobuses y varios automóviles, levantándose barricadas en varias de sus avenidas y produciéndose varios saqueos, en Salvador de Bahía tuvo que suspenderse un concierto de Leo Santana en la “Fan Fest”, debido a una gran trifulca entre la gente que estaba viendo la semifinal, y en Rio de Janeiro, concretamente en la playa de Copacabana, se vivieron episodios similares. Algunos medios hablan ya de que podría haber incluso algún muerto tras los graves disturbios.

La mayor preocupación tanto de la policía como del gobierno brasileño es que tras la eliminación de la seleçao vuelvan a reproducirse las protestas que mantuvieron en vilo a todo el país, con varias huelgas en el sector de servicios, que tantos quebraderos de cabeza dio a la FIFA y al gobierno presidido por Dilma Rousseff. Y es que Brasil es un país en el que mientras la canarinha gane todo lo demás no importa, pero si pierde…. ¡ay amigo, si pierde!

Te puede interesar

Escribe un comentario